La poesía de lo cotidiano

Leer poesía traducida es como tomar una ducha con impermeable. Poeta japonés, en una de las escenas del film.

Algunas notas acerca de Paterson, de Jim Jarmusch

Coincidencia 1: El actor principal es Adam Driver e interpreta a un chofer de colectivos. Driver en inglés significa chofer.

Coincidencia 2: El nombre del personaje principal es Paterson, que vive en la ciudad de Paterson.

Jim Jarmusch (Flores rotas, Extraños en el paraíso) cuenta una semana en la vida gris y plana (en apariencia) de Paterson, el chofer de colectivos de la ciudad de Paterson. Paterson está casado con Laura, una soñadora que se imagina llena de dinero si logra vender cupcakes o si puede convertirse en una estrella de la música country.

Coincidencia 3: Laura le cuenta que soñó con gemelos y le pregunta a Paterson si le gustaría que, cuando tengan hijos, sean gemelos. Él responde que si (a Laura siempre le dice que si) y a partir de ahí empieza a ver gemelos por todos lados: en el bar al que va cada noche mientras saca a pasear al perro, mientras trabaja o en la calle volviendo del trabajo.

paterson (1)

Coincidencia 4: Es algo curioso que en uno de los poemas se mencionen las tres dimensiones (alto, ancho y profundidad) y luego se haga hincapié en la cuarta: el tiempo. Desde allí, Paterson (que todos los días se levanta religiosamente a las 6:15 de la mañana) comienza a observar el paso del tiempo en su reloj pulsera mientras conduce.

Entonces ¿Se trata realmente de contar la cotidianidad de un tipo promedio americano que lleva una vida sin sobresaltos? ¿O en realidad es un manual de cómo escribir poesía? Por un lado, el poeta-chofer tiene como referente a William Carlos Williams, que escribió en cinco tomos el poema Paterson. Y lo más extraño de todo es la aparición de un poeta japonés que está leyendo ese libro. Con lo cual, la simpleza aparente de la vida cotidiana da un paso al costado para darle lugar a la poesía lisa y llana, al interior del personaje, que es lo que realmente importa. La poesía está dentro de él.

Por este motivo es que el director contrató a Ron Padgett para que escribiera todos los poemas del film.

Love Poem
We have plenty of matches in our house
We keep them on hand always
Currently our favourite brand
Is Ohio Blue Tip
Though we used to prefer Diamond Brand
That was before we discovered
Ohio Blue Tip matches
They are excellently packaged
Sturdy little boxes
With dark and light blue and white labels
With words lettered
In the shape of a megaphone
As if to say even louder to the world
Here is the most beautiful match in the world
It’s one-and-a-half-inch soft pine stem
Capped by a grainy dark purple head
So sober and furious and stubbornly ready
To burst into flame
Lighting, perhaps the cigarette of the woman you love
For the first time
And it was never really the same after that
All this will we give you
That is what you gave me
I become the cigarette and you the match
Or I the match and you the cigarette
Blazing with kisses that smoulder towards heaven

En definitiva, otro logrado film de Jarmusch, de esos que te inspiran y te dejan pensando en lo que acabas de ver. De esos que con el paso del tiempo (literal y poético) se van llenando de detalles y particularidades que, más tarde o más temprano, los convertirán en clásicos del cine.

¿Qué es Entonces Moscú?

Tengo que empezar escribiendo, para poner las cosas en contexto, acerca de lo que fue Entonces Moscú.

Por varios años, EM fue una banda de rock. Eso implicó que hubiera muchos ensayos, temas musicales propios y ajenos, que hubiera admiración, alegría, mucha energía, shows en vivo, aplausos y también nerviosismo y ansiedad.

Pero, como a todo, le llegó su fin. Fueron muchos los motivos por los cuales decidimos terminar. El principal fue que nunca le encontramos la vuelta. Siempre estuvimos disconformes con el resultado al que llegábamos. No se trataba de inconformismo o de auto-exigencia. Se trataba de no estar a gusto con lo que hacíamos.

Cuando pasan estas cosas, es conveniente finalizar, hacer borrón y cuenta nueva, seguir por otros rumbos, buscar alternativas, soluciones. Las buscamos y las encontramos, musicalmente hablando, pero no podíamos seguir usando este nombre, aunque me resulte maravilloso.

Por eso, porque me resulta maravilloso — y porque puedo hacerlo— lo traigo aquí. Merece una continuidad. No puede ni debe quedar vacío. Ocupa un lugar muy importante en mi y debe seguir con vida. Por ahora, nada mejor que este espacio.

¿Qué será EM de ahora en más? no tengo mucha idea. Principalmente escribiré sobre todo lo que esté relacionado con el gran universo de los libros, aunque también habrá música y cine, si el tiempo del que dispongo para escribir aquí me lo permite. Puede que haya reseñas, alguna que otra novedad, alguna entrevista. Realmente no lo sé y no quiero embarrar mucho la cancha porque después resulta que esto sale disparado para otro lado y quedo mal parado. Lo que sí va a pasar es que voy a aprender a escribir y a leer, porque sin lectura no puede haber nada.

Estoy muy ansioso por leer sus comentarios y sugerencias. Pueden comentar este artículo o enviarme un mail a hola@entoncesmoscu.com. Prometo responder tan rápido como me sea posible. También tenemos una tímida presencia en Twitter, Facebook e Instagram, así que nos pueden comentar por allí de igual modo. Espero que lo disfrutemos. Bienvenidos a Entonces Moscú.